11, agosto 2020 - 15:59

┃ Jorge Briones

063_1228004670

Foto: AFP

Ningún equipo de toda la NBA depende tanto de su figura como los Rockets. Ya clasificados a los playoffs y prácticamente sin nada en juego, Mike D’Antoni decidió darle descanso a James Harden y Houston perdió 123-105 ante unos Spurs que todavía sueñan con meterse a los playoffs.

ESCUCHA NUESTRO PODCAST: Riesgo de lavado de dinero en el futbol mexicano

San Antonio se colocó con marca de 32-38, undécimos en la Conferencia Oeste, pero una combinación de resultados los podría llevar hasta el octavo puesto del sector en un emocionante cierre en la “Burbuja“.

EL JUEGO

Gregg Popovich despertó a sus pupilos justo antes de culminar una campaña para el olvido. El histórico entrenador acumula 22 años de forma consecutiva clasificándo a su equipo a la postemporada, y al menos intentará mantener la racha hasta su último compromiso en Orlando.

Los Spurs se beneficiaron de la ausencia de la “Barba” Harden y empezaron a sacar una diferencia de doble dígito desde el primer cuarto. De poco le sirvió a los Rockets el regreso de Russell Westbrook, quien se mostró muy errático y sufrió siete pérdidas.

DeMar DeRozan cargó con el peso de la ofensiva de San Antonio, registrando 23 puntos, y posteriormente los suplentes Keldon Johnson (24), Marco Belinelli (13) y Rudy Gay (13) pusieron su granito de arena. Ya en el complemento lograron sacar una máxima de 23 unidades, suficiente para que D’Antoni diera el juego por perdido y sacar a sus titulares durante todo el último episodio.

Antetokounmpo apunta para ser el MVP de la NBA

Houston etsuvo muy apagado a la ofensiva. Sin Harden, Westbrook fue su máximo anotador con 20 tantos, seguido por los 17 de Jeff Green.
Una de las claves para la victoria de los Spurs pasó por su dominio en la pintura, al conseguir un total de 59 rebotes, por únicamente 37 de su rival.