Con la tecnología de Google Traductor

7, junio 2020 - 15:56

┃ Jorge Briones

Leo Lavalle

Foto: Mexsport

Leo Lavalle ha vivido muy de cerca los problemas que sufre el tenis mexicano.

Recibe toda la información deportiva en tu celular, envía ALTA y suscríbete a nuestro newsletter en WhatsApp

México está por cumplir 27 años sin un miembro del “top-100” de la ATP y en gran parte las focos se encuentran en la falta de proyectos a largo plazo, así como a la mentalidad y dedicación que le han puesto los jugadores tras su generación.

Hasta hace poco, el capitalino fungía como el capitán del equipo mexicano de Copa Davis, vínculo que finalizó por problemas con José Antonio Flores Fernández, el todavía presidente de la Federación Mexicana de Tenis (FMT).

“A mí el tenis me dio mucho, y siempre quedé enganchado. Me he mantenido involucrado como entrenador. Se podría decir que me retiré joven cuando tenía 26 años, porque desde los 16 no paré de viajar sólo en el circuito, que era muy diferente a lo que es hoy en día.

Podía haber jugado unos dos o tres años más, pero físicamente estaba muy desgastado. Así que todavía era jugador y ya empezaba a viajar como entrenador de varios juveniles”, afirmó el histórico tenista mexicano.

“En México se ha politizado mucho el tenis, hemos dejado de hablar de nuestro deporte. Hay una problemática que refiere de mucha conciencia. En mi época el desarrollo era buenísimo porqué jugábamos ante los mejores de Estados Unidos y competíamos”, añadió Lavalle en entrevista para el programa ‘Segal Institute’.

Leo, que llegó a ser el número 51 del mundo en singles y 23 en dobles, destacó el hecho de compartir generación con otros referentes como Jorge Lozano, Luis Enrique Herrera y Pancho Maciel, todos tratando de seguir los pasos de Raúl Ramírez.

Trevor Bauer asegura que habrá Grandes Ligas este año

“Los ex jugadores son los que van marcando el camino, y la secuencia que dejó Raúl nos ayudó. Nosotros hicimos un gran grupo, compartíamos esa inspiración de que le podíamos ganar a cualquier país, sobre yodo jugando en México. Estuvimos cuatro o cinco años en la primera división, siempre pensábamos en ganar. Me crecía mucho jugando en el país, la gente me llenaba de energía para jugar a mi mejor nivel. Mis resultados en Copa Davis superaron por mucho lo que hice en el tour en general, los recuerdos son increíbles”, recordó el capitalino.

Por último, Lavalle es consciente que la clave pasa por “tener buenos mentores, eso es lo que hace falta en el tenis mexicano, alguien que te enseñe el camino a seguir. Los resultados no se dan por casualidad”