7, febrero 2020 - 0:45

┃ Javier Juárez

mujeres

Una gesta necesita el Tricolor femenil. La única forma de ir a Tokio 2020 es superar a las campeonas del mundo. El desafío es ese.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

México tiene que mostrar su mejor versión. El boleto a los Juegos Olímpicos se alcanza si Emily Alvarado ataja todo lo que pueda, si Janelly Farías y Jocelyn Orejel son sólidas atrás, si Stephany Mayor reparte juego todo el tiempo y si Jacqueline Ovalle y Renae Cuéllar son certeras al frente. Sólo así las aztecas pueden lograr la proeza. Ese es el reto. Un momento sin correr Estados Unidos lo aprovecha y hiere. Christien Press, Jessica McDonald, Carli Lloyd y la depredadora Lindsey Horan están ansiosos para marcar. Las del país de las barras y las estrellas tienen 18 goles a favor y ninguno en contra. Horan, la que juega en el Portland Thorns y mide 1.76 mts. tiene cinco tantos en la competencia. Estados Unidos llega a semifinales tras golear 4-0 a Haití, 8-0 a Panamá y 6-0 a Costa Rica, su paso es perfecto y demoledor. Todo eso sin usar a mucho a Megan Rapinoe, ganadora del Balón de Oro y la Bota de Oro en el Mundial de Francia 2019. Las estadounidenses tienen un arsenal amplio. México tiene que apretar todo el tiempo para poder frenarlas. ▶️ Necaxa y Tigres sacarán chispas en la Liga Femenil Christopher Cuéllar, un año después de hacerse cargo del grupo, tiene el reto más duro de su carrera. En Juegos Panamericanos de Perú 2019 no le fue bien, sin embargo, todo se olvida si consigue el boleto a los Juegos Olímpicos, algo que no sucede desde Atenas 2004, competencia en la que su papá Leonardo era el técnico. La proeza es difícil, casi irreal, sin embargo, el balón gira y todo puede pasar. Las aztecas van por 'Tokio' o nada.