1, febrero 2020 - 17:39

┃ ESTO

nfl

Texto y foto: José Ángel Rueda ENVIADO ESPECIAL Bien al norte de Miami, lejos de los cierres viales y la locura del Downtown, el Hard Rock Stadium afina los últimos detalles para recibir el Super Bowl LIV. RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ Prácticamente todo está listo para el gran duelo. Solo algunas personas trabajan en los pequeños detalles tanto afuera como adentro para recibir a los poco más de 65,000 personas que asistirán al partido. Los aficionados llegan y el asombro es inmediato. Todos aprovechan la ocasión para sacarse la tradicional selfie para luego recorrer el perímetro de seguridad impuesto mediante una barda que tiene imágenes de los mejores momentos en la historia del Súper Bowl, como aquella icónica atrapada de David Tyree, o el Philly Special de las Águilas en el Súper Bowl LII. Otros más toman fotografías desde uno de los puentes de acceso, desde las alturas el estadio adquiere otra dimensión, y se alcanza a ver mejor un espectacular anuncio con letras doradas que indica que el gran día llegó. La seguridad es una prioridad en esta clase de eventos. Constantemente, oficiales con perros recorren la zona en busca de artefactos sospechosos. El operativo involucra a prácticamente todos los niveles policiacos de Miami. La reventa no está en la calle, sin embargo, en sitios regulados los boletos alcanzan los 5000 dólares. VIDEO: 'Tecatito' se luce en goleada del Porto MÉXICO, PRESENTE Como es ya habitual, aficionados mexicanos se dieron cita en las inmediaciones del estadio de los Delfines. La experiencia del Súper Bowl se vive de distintas formas, aunque la mayoría coincide que el hecho de que las principales atracciones de la NFL estén tan separados entre sí complica un poco la experiencia. Aunque el sabor latino de Miami le ha dado al Súper Bowl un calor especial