25, diciembre 2019 - 19:25

┃ ESTO

rayados

En Monterrey no importó que fuera navidad. El tiempo para el recalentado debió esperar toda vez que el juego de ida de la gran final ha llegado y era necesario afinar todos los detalles. Es por eso que la tarde de ayer, Rayados tuvo el último entrenamiento de cara al primer capítulo de la serie. La práctica fue vespertina, antes de eso los jugadores tuvieron tiempo para compartir con sus seres queridos en estas fechas especiales. A partir de las 16:00 hrs, la sesión inició en El Barrial y fue a puerta cerrada; Antonio Mohamed requería de la mayor privacidad posible para armar el plan de juego con el que intentará que su equipo saque la mejor renta posible de su condición de local. Las risas y el buen ambiente no faltaron en La Pandilla. Evidentemente se encuentran con un gran ánimo tras lo hecho en el Mundial de Clubes y con la confianza de hacer una gran serie por el campeonato. El Turco dio una charla previa al inicio del entreno, en el que hay que resaltar que no hubo diferenciados, habrá carro completo de parte del conjunto regiomontano. De tal forma, Monterrey cerró filas. Permanecieron ya concentrados en El Barrial y se declararon listos para abrir las hostilidades.