23, noviembre 2019 - 0:56

┃ Jorge Briones

nota-zvererv

El tenis lo trae en las venas. Sascha creció en un ambiente tenístico donde su padre, Aleksandr, y su madre, Irena Zvereva, ambos profesionales, abandonaron su natal Rusia para criarlo en Alemania, cerca de una Academia donde empezaron a impartir clases. Primero a su hermano Mischa y después a él.

RECIBE LAS NOTICIAS DIRECTO EN TU WHATSAPP, SUSCRÍBETE AQUÍ

En un principio practicó el hockey, baloncesto y futbol, en ninguno logró destacar. Quizás el destino se empeñó en llevarlo con la raqueta en mano sabedor que dejaría huella. Mientras iba creciendo veía a Roger Federer dominar los grandes eventos de la ATP y lo tomó como fuente de inspiración. Encontró a un ídolo que tiempo después se cruzaría en el circuito. A los 17 años decidió dar el salto al profesionalismo y dejar atrás la idea que tenía por ser basquetbolista profesional, donde no solamente idolatraba a su compatriota Dirk Nowitzki, también lo hacía con la estrella del Heat, Dwyane Wade. Quienes lo conocen aseguran que odia perder, es un competidor nato que está acostumbrado al éxito. "No podía aceptar la derrota ni siquiera cuando jugábamos entre nosotros. A menos de que él fuera el ganador, no había forma alguna de alejarlo de la cancha”, comenta su hermano mayor, Sascha Zverev. Alexander, el "Principito" del tenis, está llamado a ser el próximo gran referente del deporte blanco, eso sí, cuando el 'Big-3' les abra paso. [gallery ids="458489"]