1, octubre 2019 - 15:18

┃ Yael Rueda

NOTA-MICHEL

La fiesta del futbol debe ser felicidad y alegría. La violencia, el racismo y la homofobia no entran a esta celebración y los protagonistas lo festeja. El balompié nacional debe alejarse de esas prácticas cuanto antes. Al respecto, el director técnico de Pumas, Miguel González, relató que el fue víctima de gritos homófobos en su país natal. "En España ha pasado mucho eso, no creo que el pueblo sea homófobo o racista, son gritos que se dan en el futbol, afortunadamente están desapareciendo. El futbol es una fiesta y los insultos no sirven de nada, un grito racista no te hace ganar un partido", declaró el español. "Me da un poco de rabia porque eso no es identificativo con la afición, yo lo viví, para ellos era muy gracioso ir a gritarme maricon. No tuve ningún problema con eso, pero no creo que sea identificativo, ahora con los celulares se creen conocidos por ofenderte, pero son conocidos por pendejos". Los felinos afrontarán en la Copa MX al Atlético de San Luis en el estadio Alfonso Lastras, inmueble que acaba de ser denunciado por gritos racistas contra Miler Bolaños, jugador de los Xolos de Tijuana, situación que quedará de lado cuando los auriazules busquen el liderato de su sector. "El partido de San Luis lo planeamos con la misma intención que el de Chivas, queremos seguir en la Copa, nos interesa, vamos a presentar un equipo con cuatro o cinco que jugaron el otro día. "No sé lo que tiene en la cabeza Matosas para el partido de mañana, no necesitan mucho en la competición, pero necesitan más en lo anímico, insisto, todos los equipos y todos los partidos son buenos", expresó.