Con la tecnología de Google Traductor

15, noviembre 2014 - 18:26

┃ Luis García Olivo

nota-futm-seleccion-selfie

MINSK, Bielorrusia.- Este sábado cerca del medio día, la Selección Nacional dejó Ámsterdam para trasladarse a esta nueva ciudad. Cercanas las 17 horas locales (8 de México) el avión proveniente del país tulipán aterrizó en el aeropuerto de Minsk para ver el descenso de cada uno de los Tricolores y cuerpo técnico.

Recibidos por un hostil cuerpo de seguridad, pues la policía de este país es tan fría como su temperatura, los seleccionados descendieron del avión para entrar por sus propios pies a la zona de arribos, por lo que sintieron la furia de un intolerable clima con vientos que los dejaron helados.

Aquí no importó portar chamarras o guantes, el frío fue total en su llegada, pues el otoño en esta parte del mundo recrudece a todas horas, ya sea desde la mañana o altas horas de la noche.

El arribo fue tranquilo en el pequeño aeropuerto de Minsk, en donde a su salida aguardaba el autobús que los llevó al hotel de concentración. Solamente Miguel Herrera declaró ante los medios y los seleccionados subieron rápidamente al vehículo, pues deseaban cuanto antes alejarse del frío.

A diferencia de lo que ocurre en otras partes del mundo, hoy no hubo aficionados que los cobijarán, así que fue una fría llegada, no hubo el calor o el ambiente que el mexicano pone en todas partes del mundo.

ENTRENAMIENTO NOCTURNO

Una vez a su llegada al hotel de concentración se dirigieron a entrenar a una de las canchas de la Real Federación de Bielorrusia. Todos bien abrigados laboraron por espacio de casi una hora para volver al hotel y descansar. Sin embargo y pese al intenso frío se dieron vuelo con las tradicionales selfies que ejemplificaron el inmejorable ambiente de grupo. (LGO/ Foto: Jorge Barrera/ enviados especiales)