14, febrero 2017 - 9:30

┃ ESTO

paola-e-ivan

Cupido siempre ronda los escenarios deportivos. Sus flechas andan en busca de enamorar a quienes entrenando y haciendo ejercicios se atraen mutuamente. La pasión surge entre retos, metas, desafíos y sueños. Parejas se van sumando a compartir alegría y esfuerzos. El valor del deporte trae códigos que ellos comparten. En la derrota y el éxito unen sus abrazos, su sinceridad y el patrioterismo, si están en un campamento o una competencia internacional. (Nadia Comaneci y Bart Conner) Mujer y hombre conllevan a crear una superación o visión positiva de lo que aspiran. Y juntos se les hace más emotivo buscar las razones del porqué está conjuntado el amor con sus disciplinas. Surge más compromiso para superar las barreras y disfrutar lo que hacen. Los momentos especiales son únicos entre ellos. (Paty Domínguez y Antonio Vázquez de pesas) Unen el disfrute personal aunque a veces estén agotados hasta el cansancio. Porque el deporte es su lenguaje de amor. “No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar”, Albert Camus. Los deportistas aman con la misma esencia de su realidad cuando alcanzan el podio.  “Feliz Día de San Valentín”. Sus historia están enlazadas como sus corazones.