25, enero 2017 - 18:31

┃ Javier Juárez

cecilio-dominguez

El redentor de las Águilas ya viene, al menos de esa forma ven los seguidores azulcremas a Cecilio Domínguez. El paraguayo es el refuerzo estrella para el presente torneo. Luego de dos caídas al hilo y muchas críticas por estar ubicados en el sótano general, los emplumados necesitan despertar ya. Cecilio y la parvada americanista preparan el vuelo. Domínguez está ansioso por correr, jugar  y enseñar sus habilidades con su nuevo conjunto. La semana pasada el volante guaraní no pudo participar en el juego frente a Tigres debido a que su pase internacional no llegó a tiempo. Ahora todo está en orden. Las alas las tiene listas para volar. El exjugador del Cerro Porteño heredó el número 10 de Osvaldo Martínez, ese dígito lo tiene más ansioso a él y a miles de aficionados. La Volpe y todo el americanismo esperan que Cecilio sea la pieza que le hace falta al rompecabezas amarillo. Domínguez corre, participa  y realiza todo lo que le piden. Su mirada siempre está fija en el balón. Nunca lo pierde de vista. La sonrisa de Cecilio refleja esa ansiedad por saltar a la cancha. El paraguayo es feliz en Coapa. Su debut está cerca y él lo sabe. También puedes leer: Los Falcons tienen las claves para ganar el Super Bowl También puedes leer: Datos clave a seguir para el próximo Super Bowl