26, septiembre 2016 - 19:37

┃ Javier Juárez

Nota-Fut-santos-tsm

Luego de sumar un revés más en el torneo, el Santos Laguna decidió entrenar a puerta cerrada en el TSM, el Templo del desierto o la Casa del dolor ajeno permaneció con candado para los pocos medios de comunicación que asistieron al lugar. El Chepo de la Torre entrenó a solas, él, su cuerpo técnico y jugadores dialogaron sobre lo que pasó un día atrás, la mordida de Xolos dolió. La práctica arrancó en punto de las 10:00 horas y concluyó casi tres horas después, De la Torre exigió a todos. Los jugadores albiverdes salieron en silencio por una de las puertas subterráneas del moderno estadio. También puedes leer: Izquierdoz no se rinde y Cuero pide levantar la cara Elementos como Carlos Izquierdoz, Agustín Marchesín, Jesús Molina, Djaniny Tavares, Andrés Murillo, César Ibáñez, Martín Bravo y Javier Abella sólo se detuvieron por segundos para ser retratados. El último en abandonar el lugar fue el Chepo de la Torre, José Manuel se paró, dio sus razones para por ahora no emitir comentarios y después se fue. De esta manera arrancó el Santos su semana de trabajo, un ambiente de tristeza e incertidumbre rodean al cuadro lagunero, el sábado frente a Gallos Blancos se juegan su última vida en el torneo, si pierden se van. AQUÍ puedes leer toda la información de Santos