21, septiembre 2016 - 21:52

┃ ESTO

nota-futm-leon-jaguares

POR OMAR OSEGUERA ACEVEDO ESTO DEL BAJÍO LEÓN.- Pues sí, a Sergio Bueno se le da jugar en León. Otra vez no perdió. Este miércoles, en su debut con Jaguares le sacó el empate al equipo de Javier Luis Torrente, para tomar un respiro en el fondo de la tabla. Es un punto que para La Fiera no sabe bien, pero tampoco mal al ligar tres partidos sin perder con su nuevo domador. Para los chiapanecos es un puntazo y más cuando Liborio Sánchez fue la figura del encuentro al sacarlo todo en alianza con sus postes. Un partido al que le hizo falta el gol para ser más entretenido sin lugar a dudas. EL JUEGO Luego de un arranque frenético de los chiapanecos en que generaron dos jugadas que no fueron terminadas de buena forma, León puso la primera de peligro con un tiro de Boselli que se fue a un lado del poste de Liborio, luego Navarro entró por el lado derecho y su centro no fue rematado de milagro por Cano. El Jaguares de los primeros cinco minutos desapareció y La Fiera comenzó a generar espacios para poner en aprietos a un Liborio con tiros de larga distancia, uno de ellos reventado en el travesaño vía la zurda del “Chapo” Montes. Llegado el minuto 25, los de Sergio Bueno acariciaron el gol con un cabezazo del “Chuleta” que no entró por el manotazo exacto de Yarbrough. El partido se equilibró y cayó en una lluvia de faltas sobre todo en campo de Jaguares. Se requería una genialidad en la cancha y a Boselli casi le sale luego de hacer un túnel dentro del área, tocar para Cano y ver como esa pelota se fue apenas a un lado de la meta de Liborio. Debió ser gol. En los minutos finales ya no pasó nada, más que un choque de cabezas entre Novaretti y Araujo que no pasó a mayores. Arrancado el complemento, Leonel López robó una pelota, filtró para Boselli, luego una diagonal al área, tiro del “Chapo” Montes a la altura del manchón penal y tremenda atajada de Liborio para cerrarle la puerta al invitado de lujo. El meta chiapaneco confirmó ahí que esa sería su noche, pues después la suerte se inclinó a su favor cuando Juan Cuevas penetró el área para tirar desviado de su meta y después, cuando Boselli se saboreaba su quinto gol del torneo, el travesaño volvió a aparecer. Había que mover las piezas, intentarlo con otros nombres. Torrente metió al “Rifle” Andrade y Sergio Bueno a Martín Zúñiga. Nada cambió. Fue el mismo ritmo todo el segundo tiempo, pausado y con un Jaguares retando la presión de los Verdes al salir con pelota controlada. León ya no tuvo armas para abrir a un Jaguares bien parado, ordenado y feliz con el resultado. Entérate de toda la actividad del futbol mexicano ¡Da click aquí!