27, marzo 2016 - 19:32

┃ ESTO

nota-otros-gomez

SU gusto por la esgrima comenzó al ver una película, y hoy esa disciplina llevará a Daniel Gómez Tanamachi por segunda ocasión a Juegos Olímpicos. Después de probar el futbol y basquetbol, vio en el cine lo que sería su deporte. “Ya los había probado todos, pero cuando vi películas con escenas de esgrima que salen en James Bond y en Juego de Gemelas, entonces ahí se me antojó practicarlo”, reveló. A los 12 años de edad portó por primera vez su florete, sin imaginar que sería un modo de vida, hasta que llegó a la selección. “El club de esgrima estaba muy cerca de mi casa entonces me animé. Inicié como un hobby, la verdad no me interesaba tanto, pero en mi primera Olimpiada Nacional logré calificar y le gané al mejor de la competencia de ese momento, mi entrenadora me dijo que había sido un buen resultado y me invitó a entrenar más”. Gracias al deporte, el floretista tuvo oportunidad de estudiar en la mejor escuela de la especialidad, la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, academia que tiene en sus vitrinas 13 campeonatos nacionales de la disciplina. “Fui a un campamento en verano, solo para ver cómo se movían los americanos y qué podía aprender. Durante la competencia, que gané, se acercó el entrenador, me pidió que aplicara en la Universidad y me prometió que me ayudaría con el proceso, entonces todo se empezó a dar”, recordó el originario de la Ciudad de México. El licenciado en administración confesó que no fue sencillo estudiar y ejercer un deporte, pero su pasión por los negocios lo hizo salir adelante; Río 2016 serán sus segundos Juegos. “Lo más complicado fue combinar las dos. Siempre es complejo, además terminando la universidad me puse a trabajar y se me complicó, pero salí adelante gracias a mi familia”. Sus ídolos son sus padres, quienes lo han apoyado. “Me decían que la esgrima era un deporte raro, pero me apoyaron, incluso ellos pensaban que si seguía trabajando así probablemente iba a llegar a la selección. En los primeros Juegos no sabía a qué me iba a enfrentar. El nivel es el más alto del mundo y me puse nervioso. Ahora tengo más preparación y sé a qué me enfrento”.